Puercoespin Norteamericano – Mexico

Puercoespin Norteamericano – Mexico

Uso de hábitat y patrones de actividad del puercoespín norteño (Erethizon dorsatum) en noroeste de Chihuahua, México.

El puercoespín norteamericano es una especie poco conocida en México, y ha sido reportada en pocas localidades al norte del país y se considera como una especie en peligro de extinción

El diseño del collar resulto  muy adecuado para esta especie, las correas hechas de cordino se adaptaron muy bien al cuerpo lleno de púas del puercoespín.

El proyecto está bajo la dirección de Dr. Gerardo Ceballos, Dr. Rurik List, biol. Jesús Pacheco, biol. Eduardo Ponce del laboratorio Ecología y Conservación de Fauna Silvestre, Instituto de Ecología U.N.A.M. y el Dr. Gerardo Suzán de la Facultad de Ciencias Veterinarias, U.N.A.M. Está financiado por T&E Inc, JM Kaplan Found y IDEAWILD.

El puercoespín norteamericano es una especie poco conocida en México. A pesar de que es una especie con una amplia distribución en Estados Unidos y Canadá, en México ha sido reportada en pocas localidades al norte del país y se considerada como una especie en peligro de extinción (SEMARNAT, 2002). La única población reproductiva registrada en el país se encuentra al noroeste de Chihuahua. Durante las últimas décadas la ganadería y agricultura han sido las actividades dominantes en la región, lo que ha provocado serios problemas de fragmentación de hábitat para muchas especies. El objeto del estudio es generar información sobre la ecología del puercoespín, tal como uso y selección de hábitat, patrones de actividad y evaluar si las poblaciones de esta especie han sido afectadas por la fragmentación del hábitat.

Aunque los puercoespines son considerados herbívoros generalistas, pueden mostrar preferencias por ciertas especies de árboles ya sea como su principal fuente alimenticia o como sitio de descanso. Para identificar las especies utilizadas por los puercoespines como sitios de descanso, reproducción, protección y/o alimentación, seis individuos han sido equipados con un radio-transmisor (TXE-311CB, TELENAX), y se les ha dado seguimiento durante un año con una antena Yagi de tres elementos adquirida en TELENAX.

Uso de hábitat.

El peso y longitud promedio de los adultos fue de 7.1 kg y 69 cm, de las crías fue de 2 kg y 48 cm. Los puercoespines fueron encontrados en vegetación riparia, bosque de encino, laderas rocosas y en matorrales áridos principalmente de mezquite. Durante el año de muestreo, las preferencias por el tipo de vegetación cambiaron; en el invierno, época en que las hembras están preñadas y hay una menor disponibilidad de alimento, su ámbito hogareño fue menor que en verano y no se alejaron mucho de las madrigueras. Durante la primavera nacieron las crías y se quedaron muy cerca de la madre durante los siguientes meses. Los puercoespines fueron principalmente activos durante la noche, pero en algunas ocasiones a consecuencia de condiciones climáticas como lluvia o nieve se encontraron activos durante la mañana.

Uso de árboles y arbustos.

Durante el día los puercoespines fueron encontrados en reposo ya sea en la rama de un árbol o en la base de algún arbusto. Las especies utilizadas fueron árboles como sicomoro (Platanus wrightii), fresno (Fraxinus velutina), chino (Celtis reticulata), alamo (Populus angustifolia), encino (Quercus emory y Q. spp.), nogal (Juglans major) y arbustos como mezquite (Prosopis glandulosa), enebro (Juniperus depeana y J. spp.), manzanita (Artoctaphylos spp.) y choya (Opuntia imbricata). Los sicomoros son importantes porque brindan madrigueras y protección a los puercoespines, los mezquites también son importantes ya que el arbusto brinda alimento y protección muy efectiva contra depredadores, especialmente cuando la cría es muy pequeña.

Seguimiento de los puercoespines por medio de una antena yagi de tres elementos adquirida en TELENAX.

El puercoespín norteño se puede encontrar descansando a la sombra de un árbol o en la base de un arbusto. Son de hábitos principalmente nocturnos.

El collar Modelo TXE-311CB, TELENAX, fue diseñado con dos tiras de cordino lo que permite que al collar adaptarse a las púas de cada individuo.

 Resultados del rastreo:

Durante Mayo – Junio de 2007 se colocaron seis collares que funcionaron bien emitiendo muy buena señal durante 14 meses, después de éste periodo ocasionalmente emitieron un sonido diferente, que eran 5 beeps por segundo, además que en algunas ocasiones emitía una señal muy baja. Uno de los collares aparentemente dejó de funcionar a los 12 meses y no lo pudimos recuperar. (Nota de Telenax: Este modelo tiene una vida estimada de entre 9.6 y 14 meses dependiendo de la actividad del animal, ya que más actividad usa más energía debido al sensor de actividad-inactividad-mortalidad). En 2008 remplazamos dos collares. Las antenas y los receptores han funcionado muy bien, tienen funciones muy prácticas que facilitan el trabajo durante el seguimiento.

La señal fue muy buena, ya que el terreno donde se mueven los puercoespines es mayormente una planicie. La distancia de recepción depende también de la posición del puercoespín; cuando se encontraba a nivel del suelo el rango estaba alrededor 2 km, cuando están en las montañas la recepción era muy baja ya que los animales se refugian en cañones rocosos. En general no tuvimos problemas para localizar a los individuos, excepto por las veces en que los animales estaban dentro de una madriguera subterránea.

Estoy satisfecho con el equipo que adquirimos ya que me permitió cumplir los objetivos del proyecto conociendo más los movimientos de esta especie que está amenazada por la perdida y fragmentación del hábitat y evaluando las posibles causas que limitan su distribución. El diseño del collar resulto  muy adecuado para esta especie, las correas hechas de cordino se adaptaron muy bien al cuerpo lleno de púas del puercoespín. El peso de 33 gramos resultó excelente para los 7.3 kgs promedio que pesan los adultos, así como el kilo y medio que pesa el receptor y la antena resultaron buenos para nosotros durante el seguimiento.

Ha sido una buena experiencia trabajar en campo durante estos casi dos años con el equipo. Grupos de investigadores, escritores, fotógrafos y vaqueros han participado como voluntarios en el seguimiento y captura de los puercoespines, con quienes promovemos los valores y el respeto por la naturaleza. Hemos sido sorprendidos durante el seguimiento por tormentas, vientos intensos, víboras de cascabel, pecaríes, gato montés. Los dueños del rancho se han interesado mucho en conocer más sobre la vida de los puercoespines y del resto de flora y fauna.

Gracias al seguimiento descubrimos los meses en los que nacen las crías, como se mueven durante los primeros meses de vida, los lugares donde tienen sus madrigueras y el uso que hacen del hábitat en las distintas temporadas del año.

Con el estudio se ha determinado los movimientos de seis animales y su relación con la fragmentación del hábitat que se vive en esa región (Foto Verónica Solís)

Cría de puercoespín.

Manejo del puercoespín. Una vez tranquilizado cada individuo se pesa, mide y se determina el sexo antes de colocarle un radiotransmisor.

Preparando el puerco espín para su liberación.

Durante el manejo.

Artículo compartido por el Biólog Eduardo Ponce de la Universidad Nacional Autónoma de México  (UNAM)

Telenax desea agredecer a Eduardo Ponce, Gerardo Ceballos, Rurik List y la UNAM por compartir este artículo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *